Padre, Señor o Rey

Devocional para tu vida

Padre, Señor o Rey

Devocional para tu vida

Estamos tratando estos días de mostrarte lo importante de la figura paterna, de cómo Jesús vino a restaurar esa esencia de nuestro Dios, por lo cual tu mayor honor debe ser el de saberte hijo de Dios, tener esa identidad definida y afirmada.

Malaquías 1:6 “……Si, pues, soy yo padre, ¿Dónde está mi honra? Y si soy señor ¿dónde está mi temor?”. Malaquías 1:14 “…Porque yo soy Gran Rey, dice Jehová de los ejércitos, y mi nombre es temible entre las naciones.

¿Por qué Jesús vino a restaurar la paternidad?, Porque no es lo mismo acercarse a Dios como Rey Temible o Amo temido; que como Padre; no es lo mismo depender que el Rey nos mande a llamar, o que nosotros nos arriesguemos a llegar a su palacio y esperar que nos extienda el cetro, para vida. Era necesario restaurar la paternidad de Dios, que lo pudiéramos ver como padre, para poder acercarnos confiadamente a su trono; no dejará de ser Rey temido, pero nosotros nos le acercamos como hijos a su Padre, y ya no prevalecerá el temor, sino la honra. El mayor gozo que le podemos dar a Dios es que tengamos la revelación de su Paternidad, y que afirmemos nuestra identidad de hijo, porque el padre siempre extenderá su cetro de amor y misericordia al hijo, y siempre que haya genuino arrepentimiento, hallaremos el perdón de nuestros pecados.

Por eso Jesús cuando le preguntan ¿cuál es el principal mandamiento de la ley? Responde AMAR a tu Dios con todas tus fuerzas, mente, alma y corazón; para que, al él restaurar la paternidad, le podamos honrar, como él le honra.

HONRA, es una obediencia extrema, total y absoluta, basada en el amor, conocimiento y confianza del Padre; por eso Jesús obedecía de esa manera extrema (honra al padre), porque amaba con todas sus fuerzas al Padre; no podemos honrar lo que no amamos.

De esa manera Jesús se esforzaba por enseñar, hago lo que mi padre me manda a hacer, digo lo que mi padre me manda a decir, Mírenme a mí y vean al Padre; porque viendo las obras directas hechas por Jesús, se nos hace más fácil amar al Padre, en la persona de Jesús.

En Col. 1:15, Pablo nos recuerda que Jesucristo es la imagen del Dios (Padre) Invisible,en Col. 2:9, “Porque toda la plenitud de la Deidad reside corporalmente en ÉL”, y en 2Co. 4:6, Pablo nos recuerda que es “en la faz de Cristo” que podemos conocer a Dios (Padre). TU DECIDES SI PADRE, SEÑOR O REY.

Ps. Luis Daniel Fernández Rivera.

Comparte este devocional con un amigo

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te gustaría ver...

Alimento para el Alma

Necesidad del perdón

Siguiendo en  la oración modelo de Mateo 6, podemos ver otra gran necesidad que tenemos, y es de las más necesarias porque es la que

Leer más »
Alimento para el Alma

Necesidad de provisión

¿A quién le gusta un pan de días anteriores?, lo normal es que a nadie, pues no hay nada más placentero que el pan fresco,

Leer más »
Alimento para el Alma

Necesidad de su voluntad

Seguimos disfrutando esa oración modelo que nos dejó Jesús en mateo 6, y ahora podemos pasar a la parte b del versículo 10. Mateo 6:10

Leer más »